Audiencia Provincial Alicante, Sentencia 12 Abril 2019

Según el contrato eran dos los coarrendatarios que expresamente manifestaron que actuaban en nombre e interés propio, pero el burofax solamente se dirigió a uno de ellos.

Audiencia Provincial Alicante, Sentencia 218/2019, 12 Abr. Recurso 133/2019 (LA LEY 84237/2019)

El Juzgado de Primera Instancia estimó la demanda interpuesta por el arrendador y declaró resuelto el contrato de arrendamiento de vivienda suscrito entre las partes por expiración del plazo contractual pactado.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Alicante estima el recurso de apelación interpuesto por los arrendatarios y les absuelve de la demanda.

El Tribunal considera ajustada a derecho la incorporación al proceso del burofax, con certificación de entrega, conteniendo el requerimiento legalmente exigido para la extinción del contrato de arrendamiento.

Los funcionarios de correos, cuando despacharon el intento de notificación, dejaron constancia de ello en el acuse de recibo, dejando asimismo marca de que el envío pasaba a lista de correos, lo que indica que se dejó aviso en el buzón al interesado. Y un burofax no entregado por causa imputable al destinatario por rehusarlo o no retirado de la oficina correspondiente es a todos los efectos una notificación efectuada.

Así lo ha entendido la jurisprudencia que ha establecido que los actos de comunicación producen plenos efectos cuando su frustración se debe únicamente a la voluntad expresa o tácita de su destinatario, o a la pasividad, desinterés, negligencia, error, o impericia de la persona a la que va destinada.

Y en este caso no consta que la parte demandada no recogiera la comunicación remitida por la arrendadora por alguna causa justificada distinta de su propia voluntad obstativa al cumplimiento del trámite de la comunicación previa del arrendador.

Sin embargo, el Tribunal estima el motivo de apelación fundado en que el requerimiento solamente se dirigió a uno de los coarrendatarios.

Efectivamente, según el contrato eran dos los coarrendatarios que expresamente manifestaron que actuaban en nombre e interés propio, pero lo cierto es que el burofax que contiene el requerimiento exclusivamente se dirigió a uno de los coarrendatarios, vulnerando con ello lo dispuesto en el art. 10 de la LAU 1994 (LA LEY 4106/1994), vigente en la fecha del contrato, según el cual: “1. Si llegada la fecha de vencimiento del contrato, o de cualquiera de sus prórrogas, una vez transcurridos como mínimo tres años de duración de aquel, ninguna de las partes hubiese notificado a la otra, al menos con treinta días de antelación a aquella fecha, su voluntad de no renovarlo, el contrato se prorrogará necesariamente durante un año más”.

En definitiva, la Audiencia estima el recurso y revoca la sentencia apelada desestimando la demanda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s